Valparaíso 92.5 FM | Santiago 92.1 FM | San Fernando 99.1 FM | Talca 94.5 FM | Los Ángeles 100.5 FM | Temuco 103.9 FM | Coyhaique 104.1 FM

Síguenos en:

Rss

Noticias en Agricultura

Jessika Castañeda y Cristóbal Bersezio

13:00 a 13:30 hrs.

La historia de un joven en silla de ruedas que no le permitieron subir al Transantiago

Aton_223083
24 agosto, 2017

Le dolió ver a su mamá llorar.

A través de su cuenta de Facebook, Mauricio Riffo, quien se ha ganado un espacio dentro de los Youtubers como “Teniente Dan” relató una triste experiencia que vivió cuando intentó utilizar el Transantiago y se encontraba junto a su mamá en un paradero.

“Ayer (martes) tenía que salir en micro y mi mamá me fue a  dejar al paradero, yo al principio no quería porque me gusta ser independiente en todo, pero insistió tanto, que filo, si igual me ayuda caleta al bajar la rampa. Estábamos esperando el Transantiago, cuando vimos que a lo lejos se acercaba no uno, sino que dos buses del recorrido que me servía. Los hicimos parar y se detuvieron ambos”, comenzó contando.

Para luego agregar  “La gente comenzó a subirse, mientras yo esperé en la segunda puerta, la puerta de acceso que tiene la rampa, para el que cacha. Todo esto mientras mi mamá le pedía a la conductora si podía acercarse a la orilla, pues no sólo se había estacionado muy lejos de la vereda, sino que para más remate había quedado justo frente a un poste de luz, que impedía bajar la rampa”.

En ese momento afirmó “La chofer le aconsejo a mi mamá que tomará la siguiente micro, la que estaba atrás. Pero la micro de atrás se abrió y se fue por fuera. Al ver esto volvimos a pedirles que se corriera, está vez se excusó en que estaba muy llena. Yo le dije que había un espacio destinado para sillas de ruedas y que si había espacio”.

Mauricio también comentó que “Mi mamá e incluso la gente que estaba en el paradero le solicito un poco de empatía. La joven conductora, está vez aceptó, nos pidió esperar, cerró las puertas y se corrió para subir. Estábamos esperando y en ese momento partió a toda velocidad. Mi mamá a lo único que atino fue a anotar la patente y luego se puso a llorar”.

Fue esto último lo que más le dolió al joven, ya que aseguró que él estaba acostumbrado a ciertas situaciones. “Esta vez voy a llegar a las últimas consecuencias legales para que estás situaciones no sigan pasando. Ni a mí, ni a nadie”, afirmó.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La historia de un joven en silla de ruedas que no le permitieron subir al Transantiago

Le dolió ver a su mamá llorar.

A través de su cuenta de Facebook, Mauricio Riffo, quien se ha ganado un espacio dentro de los Youtubers como “Teniente Dan” relató una triste experiencia que vivió cuando intentó utilizar el Transantiago y se encontraba junto a su mamá en un paradero.

“Ayer (martes) tenía que salir en micro y mi mamá me fue a  dejar al paradero, yo al principio no quería porque me gusta ser independiente en todo, pero insistió tanto, que filo, si igual me ayuda caleta al bajar la rampa. Estábamos esperando el Transantiago, cuando vimos que a lo lejos se acercaba no uno, sino que dos buses del recorrido que me servía. Los hicimos parar y se detuvieron ambos”, comenzó contando.

Para luego agregar  “La gente comenzó a subirse, mientras yo esperé en la segunda puerta, la puerta de acceso que tiene la rampa, para el que cacha. Todo esto mientras mi mamá le pedía a la conductora si podía acercarse a la orilla, pues no sólo se había estacionado muy lejos de la vereda, sino que para más remate había quedado justo frente a un poste de luz, que impedía bajar la rampa”.

En ese momento afirmó “La chofer le aconsejo a mi mamá que tomará la siguiente micro, la que estaba atrás. Pero la micro de atrás se abrió y se fue por fuera. Al ver esto volvimos a pedirles que se corriera, está vez se excusó en que estaba muy llena. Yo le dije que había un espacio destinado para sillas de ruedas y que si había espacio”.

Mauricio también comentó que “Mi mamá e incluso la gente que estaba en el paradero le solicito un poco de empatía. La joven conductora, está vez aceptó, nos pidió esperar, cerró las puertas y se corrió para subir. Estábamos esperando y en ese momento partió a toda velocidad. Mi mamá a lo único que atino fue a anotar la patente y luego se puso a llorar”.

Fue esto último lo que más le dolió al joven, ya que aseguró que él estaba acostumbrado a ciertas situaciones. “Esta vez voy a llegar a las últimas consecuencias legales para que estás situaciones no sigan pasando. Ni a mí, ni a nadie”, afirmó.